Cine

Lucha contra el racismo

Con ‘Bright’, cinta que se estrena este viernes por Netflix, se da una idea de cómo nos tratamos entre seres humanos, por nuestras diferencias

SAO PAULO.

Existe un mundo alterno, pro­pio de la ciencia ficción, donde el ser humano vive entre hadas, elfos y orcos, y por supuesto la peste de la sociedad es esta última, la horrenda criatura de la Tierra Media, llena de odio, margi­nada y sirviente por muchos años de Sauron y Saruman el Blanco.

¿Alguna coincidencia con el clasismo actual, con la ola de odio que desató la elección de Donald Trump como man­datario de Estados Unidos, la brutalidad policiaca o la se­gregación racial? Cada perso­na que vea el próximo viernes la película Bright, exclusiva de Netflix, y se adentre a la ficción creada por David Ayer y protagonizada por Will Smith, tendrá sus propias respuestas.

Es una idea de cómo nos tratamos los unos a los otros como seres humanos”, arran­ca Will Smith en conferencia de prensa, “algo interesante para mí, como afroamerica­no, fue interpretar a un policía que es racista con los orcos.

Fue un giro interesante estar en una persona ubica­da en la parte más alta de la jerarquía social y buscar a al­guien más para ponerlo muy por debajo de nuestra su­perioridad social, todo esto construido en un mundo mo­derno”, explicó Smith, de 49 años.

Bright, definida como un híbrido entre Día de entrena­miento El Señor de los Ani­llos, es una cinta de acción en la que los oficiales del Depar­tamento de Policía de Los Án­geles (LAPD), Daryl (Smith) y el orco Nick Jakoby (Joel Ed­gerton), se topan con la elfo Tikka (Lucy Fry), una criatu­ra en posesión de una varita mágica capaz de cambiar el mundo como se conoce.

Su misión es protegerla y evitar que el artefacto mágico caiga en manos de la malvada Leilah (Noomi Rapace). Am­bos protagonistas visitaron el LAPD, vivieron experiencias extraordinarias y recordaron viejas vivencias.

“Haber crecido como afroamericano significó haber lidiado con la policía. A mis 17 años empecé a ganar dinero, tenía carros bonitos y comen­cé a conducir por la ciudad, así que sé lo que es ser vio­lentado y molestado constan­temente por la policía. Pero además estuve en la mente de una persona que tiene la tarea de proteger personas y muchas de ellas son personas que odian.

Una vez íbamos en el asiento de atrás con policías de verdad y uno era un ofi­cial mexicano, en una calle un niño como de cinco años caminaba con su herma­no mayor y saludó al policía, el mayor le dijo: ‘¡hey! Tienes que ser amable o te matarán’, fue una reacción tan fuer­te para nosotros y el oficial”, contó Will.

Además de estar presen­tes en misiones policiacas importantes, platicar con ele­mentos de seguridad negros y escuchar sus experiencias, Joel también tuvo un mo­mento vergonzoso al espan­tarse con una abeja y hacer un escándalo en plena orden y búsqueda de traficantes de narcóticos.

Es evidente que se habla de una segregación de la raza negra y hasta latina de Esta­dos Unidos, pero David Ayer no quiso meterse en proble­mas al ser cuestionado sobre a quiénes representan los or­cos en la cinta. “Digamos que es economía”, se limitó a res­ponder el cineasta.

Smith dejó entrever que Ayer tiene lista una segunda parte de Bright; sin embargo, dependen del éxito de la pri­mera para convencer a Netflix de su realización.

TIKKA, VALIENTE Y AMOROSA

El destino de todo el planeta recae en la elfo Tikka, una chica bastante tímida, pero con habi­lidades impresionantes dentro del universo de Bright y representada por la actriz australiana Lucy Fry, de 25 años.

“Fue una experiencia transformadora por el hecho de ser una mujer luchadora, líder, que está preocupada por salvar personas. Interpretarla me ayudó a definir mi coraje como mujer, tener en mente que puedo ser amorosa y ser inmune a los temores, y una lección de valentía ante el mun­do”, contó la actriz en entrevista telefónica con Excélsior.

Por supuesto ella es una de las mujeres jóve­nes que está preparada y piensa acertadamen­te que el feminismo es una manera de igualdad entre géneros, no segre­gación del sexo masculi­no, como ha sucedido en algunas manifestaciones feministas de la Ciudad de México.

Y lo ejemplifica bien con la relación que es­tablece en la cinta con Daryl y Jakoby, los dos agentes que se encargan de cuidarla para que la varita mágica no caiga en las manos de los elfos malévolos.

Uno de los retos diver­tidos fue aprender élfico.

“David Peterson, quien creó los idiomas para Game of Thrones, trajo el élfico a Bright, fue gracioso porque cuando hablas en un idioma dife­rente, ficticio, tienes que pensar en la idea antes de pronunciarla y, por supuesto, no lo hacíamos bien, llegabas a sentirte en El Señor de los Ani­llos”, dijo la australiana, que preparó su personaje inspirada en la obra de J.R.R. Tolkien.

SÍGUENOS EN FACEBOOK