LA VOZ NOTICIAS

Recuerdan a Bomberos caídos

Directivos de Bomberos Monclova realizaron una ceremonia luctuosa por el 39 Aniversario de la muerte de los elementos Martín Lucio Cepeda y Juan Enrique Salas López, en hechos ocurridos el 03 de Marzo de 1980.
Este fue el primer accidente fatal ocurrido en Bomberos Monclova, el día de los hechos, los dos elementos cumplían con su deber estando en funciones, acudieron a sofocar un incendio de un autobús de pasajeros de la línea Anáhuac en la carretera 57 a la altura de la Colonia Asturias.

Mientras realizaban su labor, un automóvil que circulaba a exceso de velocidad por la carretera, se impactó contra una patrulla de Seguridad Pública, ésta a su vez, se impactó contra la unidad de bomberos #400 y los elementos se encontraban justo al alcance de la unidad que terminó arrollándolos.
Al ser atropellados, sufrió muerte instantánea Martín Lucio Cepeda quien tenía 16 años de edad, y ya en el hospital también perdió la vida su compañero, Juan Enrique Salas López de 25 años.

Después los elementos, poco a poco realizaron también su guardia de honor en homenaje a sus compañeros acaecidos el 03 de marzo de 1980.

Después de que perdieron la vida, fue como se condecoró a la Central de Honorables Bomberos de Monclova, como el Heroico Cuerpo de Bomberos Monclova, y post-mortem se les condecoró a los elementos caídos como comandantes generales.
Cabe destacar que el día de este accidente fatal, hubo otros dos elementos de bomberos que resultaron también atropellados quedando gravemente heridos, Francisco Estrada y Javier Ortiz Sánchez pero afortunadamente ellos se recuperaron.

Ayer, directivos de bomberos, realizaron primero una guardia de honor ante las tumbas de ambos elementos, ubicadas en el Panteón Guadalupe, ahí se hizo la colocación de una ofrenda floral.
Posteriormente, en la plaza de los bomberos, se realizó una pequeña ceremonia luctuosa para recordar la hazaña heroica de estos dos elementos que perdieron la vida mientras cumplían con su deber.

  • Martín Lucio nació el 07 de abril de 1964, era bombero voluntario, a su corta edad, 16 años, era estudiante de secundaria ingresó al departamento de bomberos una vez que descubrió su pasión y vocación en las actividades y servicios de esta noble labor.
    Martín siempre se destacó al máximo por su disciplina y destreza, era uno de los estudiantes más destacados en las capacitaciones que se impartían los fines de semana.
    Dada su corta edad y por el reglamento de bomberos no podía asistir a los servicios, pero sus ganas de ayudar y prestar servicio sobre pasó esta situación y convenció a su familia para que se presentaran en la estación y a través de una carta responsiva firmada por ellos que se le autorizara su participación en las salidas de emergencia.
    Aún y con la anuencia de la familia, el entonces Comandante Fernando de los Santos decidió ir involucrándolo en servicios pequeños bajo la supervisión de los responsables de turno.
    Poco a poco, Martín veía realizado su sueño de ser bombero, y de acuerdo a su eficiente desempeño se ganó su clave como R-36 clave que se gana por actividades destacables en la central.
    El día que recibió su clave, Martín estaba emocionado hasta el punto de las lágrimas de emoción, ya que esto representaba ser un bombero, su característica principal era llegar a la estación, ponerse las botas e ir a limpiar las unidades, esta y todas las actividades que realizaba como bombero las hacía con el mismo entusiasmo, el servir.

 

  • Juan Enrique Salas era trabajador de Altos Hornos de México, nació el 27 de Enero de 1958; también era bombero voluntario, nació su interés por pertenecer al en ese entonces honorable cuerpo de bomberos a raíz de una invitación que se hizo a través de una lona colocada en una plaza.
    Siempre se destacó como uno de los mejores elementos, pues sin duda tenía vocación de servicio, totalmente dispuesto a prestar ayuda a la ciudadanía.
    Se caracterizó siempre por su vocación de servicio, por ser una persona alegre, y comprometido siempre con la estación y con su familia; era de los que si veía que había pocos elementos en la central se quedaba a hacer doble turno para apoyar a sus compañeros.
    Su gran entusiasmo lo llevó a obtener el grado de cabo, y por supuesto, también su clave R-14; era muy querido por sus compañeros, sus guardias se diferenciaban porque siempre ponía entusiasmo y alegría a todo; se divertían entre todos y había buena camarería mientas él estaba de guardia.
    Lamentablemente fue uno de los dos primeros decesos de bomberos caídos en cumplimiento de su deber, por ello, cada día 03 de marzo y cada día de bomberos, ambos son homenajeados y reconocidos por el Heroico Cuerpo de Bomberos Monclova.

SÍGUENOS EN FACEBOOK